STOLBIZER, CAMPAGNOLI, CARRIO Y SANTORO SOBRE LA EFICACIA DE LA JUSTICIA FRENTE A LA CORRUPCCION

20161108_134355Margarita Stolbizer compartió panel con el fiscal Campagnoli y, el constitucionalista Alejandro Carrió, moderados por el periodista Daniel Santoro. Hoy en el Colegio de Abogados de la Ciudad sobre “La eficacia de la Justicia frente a la corrupción”

“Es baja la eficacia de la justicia en la investigación y persecución de la corrupción”, coincidieron todos los panelistas

La diputada dijo “Lo más grave no es la corrupción, sino la impunidad de los corruptos”

8 de noviembre. El Dr. Guillermo Lipera, Presidente del Colegio de Abogados de CABA presentó el panel que se realizó este mediodía. El periodista Daniel Santoro, coordinó las exposiciones del constitucionalista Alejandro Carrio, la diputada Margarita Stolbizer y el fiscal José María Campagnoli.

Las exposiciones partieron de la primer reflexión de Santoro: Hay casi 1600 causas de corrupción abiertas, con una duración promedio de 16 años y solo 6 detenidos. Por qué no funciona este sistema de justicia?

Campagnoli: La eficacia de la justicia es muy poca respecto a la lucha contra la corrupción Para cambiar es necesario cumplir con dos requisitos esenciales: la autonomía ya que es difícil encarnar una lucha seria sin ello. Y la eficacia. La independencia es poner frenos al intento natural de todos los gobiernos de avasallar el poder judicial. También falta en Argentina una agencia federal de investigaciones como el FBI de Estados Unidos. Y cuyas autoridades no puedan ser removidas por decreto. Hoy no hay investigaciones de fuerzas federales contra el poder. La clave también son los concursos: cómo se designa y cómo se remueve un magistrado.

Stolbizer: El objetivo principal de los últimos años de gobierno fue la cooptación de la justicia: comprarlos, intentar disciplinarlos, presionarles, etc. Se perseguía a los que no aceptaban ser funcionales al poder. Porque ese disciplinamiento era funcional a la corrupción.
El papel de la Justicia está vinculado con su independencia. Esa es la condición para su eficacia y su credibilidad. La Independencia no es una garantía para los magistrados, sino para el ciudadano común que debe saber que cuando recurre a la justicia, encontrará un árbitro neutral que garantizará el ejercicio de todos sus derechos.
Del otro lado tenemos la corrupción pero más aún; la impunidad. La corrupción produce escepticismo, fuga de capitales, evasión, pérdida de inversiones, empleo y por lo tanto pobreza.
Un tema que ha demostrado el impacto social y humano que tiene la corrupción ya que la plata que se va en corrupción es la que le falta en escuelas, rutas, viviendas, hospitales.
Un símbolo el fallo judicial de la tragedia de ONCE que describió y desenmascaró una relación mafiosa entre funcionarios, empresarios y sindicalistas. La justicia determinó que eso tenía un resultado inexorable porque la plata que era para mantenimiento de trenes se la llevaban los corruptos. Pensar la lucha contra la corrupción, no solo es una tarea hacia atrás sino también hacia adelante.
No se debe naturalizar la corrupción, ni el “roban pero hacen”. La sociedad debe recuperar su capacidad de intolerancia e indignación frente a la corrupción. Y necesitamos instituciones, reglas, ejemplaridades. En las grietas de la debilidad del sistema se cuela el crimen. El crimen organizado en general, la trata de personas, narcotráfico, lavado de dinero, corrupción.
La inseguridad no se resuelve si no terminamos con la corrupción. Necesitamos un sistema judicial que funcione pero también una sociedad que se indigne. Y debe regir a su vez la perspectiva de los derechos humanos, los derechos de las víctimas, las garantías de las personas en el ejercicio práctico de sus derechos.
Otro elemento central: La ética, necesitamos reconstruir la ética. La ética es tener la capacidad de conmovernos frente al que sufre. La empatía para cambiarle la vida al otro. Y eso tiene que ser un compromiso de la justicia con la política.

Carrió: Tenemos un sistema procesal inadecuado. Ineficiente. Por eso es mucho mejor tener un sistema que piense en los fiscales. Faltan en los juzgados los empleados capacitados en auditorías y pericias para estudiar los expedientes.
Todos nuestros desfilantes de Comodoro Py caen con un escrito en mano y se niegan a contestar preguntas. Entonces los jueces muchas veces ni aparecen. Con lo cual el acto de indagatoria, que es para preguntas, y muy importante, queda desvirtuado.
Sería útil cambiar a un sistema de investigación con fiscales. El fiscal que hace la investigación debería luego ser el fiscal de juicio. Además una cuestión básica, tenemos que la investigación no sea tan larga. Años de instrucción, cuando necesitamos que los fiscales no tarden tanto en ir a juicio.

Stolbizer también advirtió sobre el contexto político en que se debe discutir el papel de la justicia en la lucha contra la corrupción. Y mencionó a la Sra.de Kirchner cada vez que se niega a declarar y denuncia persecución política. Y a Esteche manifestando que el juez que la detenga puede morir. “Es tan violento como peligroso. Porque en este país murió un fiscal tres días después de haber denunciado entre otros a Esteche.”

Share Button