MALTRATO A ALUMNOS Y DOCENTES EN LA 42° FERIA PROVINCIAL DE CIENCIAS

MALTRATO A ALUMNOS Y DOCENTES EN LA 42° FERIA PROVINCIAL DE CIENCIAS
Pablo Farias
El legislador bonaerense del GEN, Pablo Farías, presentó en la Legislatura una solicitud de informes por las malas condiciones de alojamiento y el mal estado de los alimentos que se les ofrecieron a los alumnos y docentes participantes.

Entre el 7 y 8 de octubre de este año se desarrolló la 42° Feria Provincial de Ciencias y Tecnología organizada por la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires en el Complejo Turístico de Chapadmalal de la ciudad de Mar del Plata. Allí se montaron las muestras de 26 jardines de infantes y otras 250 que concentran las ideas de alumnos primarios, secundarios y de escuelas especiales. Contó con la exposición de casi 300 trabajos y más de 1.000 participantes entre alumnos expositores, docentes y evaluadores.

“Sin embargo, este maravilloso relato resultó opacado ni bien los chicos llegaron al complejo: al frío de la noche lluviosa frente al mar se le agregaron la falta de luz en el exterior del complejo y el aspecto abandonado de los hoteles. Una hora y media debieron esperar afuera desde la llegada hasta su acreditación y acceso a las instalaciones” explicó Farías. Luego llegó el turno de conocer las habitaciones: en la mayoría de ellas el baño estaba sucio, lleno de agua, las piletas tapadas, sin agua caliente. Además muchas camas están rotas con los colchones –así como las sábanas- húmedas y no se contaba con cantidad de frazadas suficientes.

El legislador continuó explicando que “En el lugar no había calefacción, los vidrios estaban rotos y el baño de uso común –no sólo el de las habitaciones- inundado, imposible de usar. La comida que se les entregó a los chicos además de insuficiente estaba quemada y la bebida la debían abonar parte, llegando a cobrar $ 25 por una gaseosa de un litro y medio que estaba vencida”.

Los evaluadores fueron anoticiados, en el trayecto de su viaje hacia la localidad de Mar del Plata, que debían pagar de sus propios medios el alojamiento y la comida. Además de hacer frente por sí mismos a los gastos del traslado. En el complejo no había botiquín, ni algodón.

Por último, Farías expuso “Los chicos concurrieron con toda su ilusión, porque esta feria es un premio a su trabajo y esfuerzo. Partieron de distintos lugares de la provincia, llenos de euforia, sueños, ilusiones y enormes expectativas. Todas ellas se esfumaron cuando –al descender de los micros- se enfrentaron a la realidad: Colchones mojados, agua brotando de los pisos, sin calefacción, sin agua caliente en los baños, suciedad y abandono. Esos fueron los premios al esfuerzo, a los trabajos más destacados, que les tenía reservada la Dirección General de Cultura y Educación”.

Share Button

Artículos relacionados

Publicado en Pablo Farias