INSTITUCIONALIDAD QUEBRADA:

Buenos Aires, Abril 18 de 2022

1. Argentina transita casi 40 años de vida democrática ininterrumpida. La preservación del estado de derecho y la vigencia plena de los derechos humanos son valores compartidos y sostenidos por el conjunto de nuestra Nación. No han estado exentos de crisis que, por el contrario, se repiten de manera recurrente, ni períodos de inestabilidad. Sin embargo, aún de las situaciones más graves, hemos logrado salir adelante. Y esto ha sido así por el gran acuerdo político y social en torno al funcionamiento de las instituciones de la democracia y la república. Y justamente lo que ha venido deteriorando nuestra convivencia y nos ha apartado del sendero de crecimiento y desarrollo, ha sido el debilitamiento de esas mismas instituciones, afectando gravemente la credibilidad y la autoridad que deben regir el funcionamiento de la Nación y las certezas sobre el trayecto hacia el futuro.

2. Décadas en las que alternaron periodos de estabilidad económica, de recesión, de crecimiento económico, o de alto o bajo desempleo, pero lo que se mantuvo constante es el incremento sin pausa de la pobreza y la disminución de las condiciones de vida para la mayoría. A la falta de oportunidades económicas, se le agrega el abandono de la aspiración política que concibe a la educación como igualadora y vehículo de progreso social. La paradoja democrática se expresa en un incremento permanente del gasto social en el presupuesto al mismo tiempo que se incrementa la pobreza.

3. Junto a la pobreza, y la falta de crecimiento, encontramos la inflación. Casi el 58% de los menores de 14 años son pobres y la inflación escala al 60% anual. Solo 16 de cada 100 alumnos terminan la escuela secundaria con un nivel aceptable. Son dos fenómenos tan vinculados que reflejan hoy la fotografía más cruel y realista de la Argentina. Por detrás de ello se encuentra la inexistencia de instituciones que se encuentren en capacidad de aportar soluciones y un gobierno enfrascado en su conflictiva interna sin hacerse cargo de las responsabilidades que le corresponden.

4. En el estado democrático de derecho las instituciones del poder se contrapesan, se equilibran y de ahí deviene el sistema de normas que rigen la vida en sociedad, la economía y todos los indicadores de los que depende el desarrollo. Hoy tenemos instituciones quebradas, inútiles, desarticuladas. Empezando por la crisis del vínculo nada menos que entre quienes ejercen la máxima representación del poder institucional: Presidente y Vice que ni siquiera se hablan. No se trata de una cuestión personal, es un quiebre institucional. El Presidente y la Vicepresidenta han perdido la unidad de sustentabilidad de su propuesta, y lo peor, la credibilidad de sus acciones. Al hacer pública sus diferencias, sus peleas, sus disputas de poder, la sociedad se hunde aún más en desesperanza. Nada parece importar, se puede seguir en el poder sin buscar estar a la altura de las circunstancias, al contrario, se persiste en aumentar el divorcio entre la política, el gobierno, con la sociedad en general.

5. La inflación nos expresa el aumento del índice de precios en 6.7% el último mes. Demuestra la pérdida del poder adquisitivo de los ingresos. Pero también pone en evidencia de qué manera nuestra moneda, el símbolo de nuestra economía nacional, también se ha fracturado.

6. Un juez que falla en el sentido de que una toma de tierras no es un delito (y sin perjuicio de la ineficacia del estado para resolver los problemas sociales y de carencias y de vivienda, que son previos), está mostrando un fuerte quiebre nada menos que entre la ley y quienes tienen que hacerla respetar. Claro, sería un dato menor en un país donde hay procesados por delitos de corrupción que ocupan cargos desde los cuales también pretenden tergiversar la acción de la justicia en la aplicación de las leyes. ¿No estamos también aquí frente a una institucionalidad quebrada en los intentos de manipulación de las causas judiciales?

7. Organismos como la UIF, la AFIP o la Oficina Anticorrupción, que forman parte del sistema institucional en reaseguro de los mecanismos de control y de ordenamiento de la economía y la política, renuncian a querellar en aquellas investigaciones judiciales de delitos contra la administración pública para no enfrentar a los decisores que desde la política partidaria también son dueños de sus destinos.

8. El Presidente envió un amplio listado de temas para que el Congreso tratara en sesiones extraordinarias. No solamente ninguno alcanzó siquiera a entrar en debate, sino que tampoco el Ejecutivo tuvo el apoyo de su propio bloque oficialista para llevar adelante la negociación con el FMI y no ha logrado hasta el presente abril (lo que se prolongará con seguridad a mayo) y no ha logrado ni una sola sesión en diputados ni la sanción de una sola ley. La Nación se sostiene en el sistema de representación que la Constitución asigna a las Cámaras del Congreso. Ahí también existe una fractura que impide hoy el funcionamiento de esta institución tan central de la república.

9. El listado de los malos ejemplos sería interminable. Estamos frente a una institucionalidad quebrada que la vuelve también ineficaz para enfrentar los graves problemas que atraviesa el país y sobre los que no se advierte ninguna reacción responsable sino que todo parece transitar en una desgracia sin salida y un futuro sin destino.

10. Es necesario fortalecer la política, recuperar su credibilidad como instrumento de transformación, ofrecer un proyecto político sólido, coherente y basado en amplios consensos y achicar la brecha que existe hoy con la sociedad. Para todo eso se necesitan instituciones, pensadas como reglas y como derechos, fuertes, creíbles, con liderazgos ejemplares que puedan reconstruir las bases de una democracia social comprometida con el bien común. Argentina tiene las condiciones para alcanzar el sueño de una matriz productiva que asegure trabajo digno con ingresos suficientes, educación de calidad y una buena base en la ciencia, la tecnología y la innovación, para terminar la pobreza y asegurar el desarrollo federal y sustentable.

 

 

DECLARACIÓN DE LA MESA NACIONAL DEL PARTIDO GEN

Presidenta, Margarita Stolbizer
Secretario General, Sergio Abrevaya

Share Button