EN EL FAU HAY QUE SACARSE MENOS FOTOS Y HACER MÁS POLÍTICA

Margarita Stolbizer
La diputada nacional Margarita Stolbizer, líder del GEN y fundadora junto a Hermes Binner del Frente Amplio Progresista (FAP), contenido ahora en el mega espacio FRENTE AMPLIO UNEN, criticó la estrategia política de esta coalición.

Stolbizer se quejó de la falta de discusión, debate interno y propuestas programáticas en su seno. “Habría que avanzar mucho más en esto, hacer menos fotos y más políticas de acuerdo y de programas”, lanzó la legisladora, aunque aclaró que los cuestionamientos son a título personal y con el riesgo de estar equivocada.

Stolbizer, llega a la entrevista con La Capital a la hora convenida. Esa estricta puntualidad le hizo perder el discurso que dio la presidenta Cristina Fernández de Kirchner por cadena nacional un día después de que fracasara el acuerdo en Nueva York con los fondos buitre. Pero antes no se privó de escuchar la conferencia de prensa del ministro de Economía, Axel Kicillof, sobre el mismo tema. “Aun en las causas más groseras, como fue la expropiación de Ciccone, ellos transforman todo con el relato épico. Detrás de estas cosas siempre hay negociados, información oculta, pero les resulta eficaz en términos comunicacionales. Es lo que han hecho siempre: hacerle creer a la sociedad algo que no son”, señaló.

—Por fuera de lo simbólico, ¿acuerda con la estrategia que llevó adelante el gobierno con los fondos buitre?

—Es muy difícil identificar cuál es la estrategia. No hay información, y eso nos preocupa en términos institucionales. Por mandato constitucional, el Congreso es el que debe tener a su cargo el tema de la deuda, pero carecemos de información. Además, estamos frente a una negociación que va a impactar sobre el próximo gobierno, y por lo tanto la presidenta debería abrir un círculo de consulta con los partidos políticos. Nada de esto se da. La épica del relato lo lleva a hacer lo que hizo Boudou no hace mucho tiempo, donde prácticamente fue a insultar a las puertas del despacho del juez Griesa y después las consecuencias se pagan.

—A propósito de Boudou, ¿cree que es viable el proyecto de la oposición para suspenderlo de su actividad en el Senado?

—Hay jurisprudencia en torno a esto, y también opiniones contradictorias. Aquí hay que hacer una aclaración: los funcionarios deben tener la garantía de la permanencia en el cargo, y más una persona que fue electa por una cantidad de votos importante, pero eso tiene un límite. La Constitución pone como límite el buen desempeño. Un gobierno no puede estar obligado a sostener a malos gobernantes, y para eso existe el juicio político. Lo del pedido de suspensión en el cargo del Senado es viable jurídicamente, ahora políticamente es más complejo, porque vemos que el oficialismo tiene la decisión de proteger o encubrir a Boudou como lo manifestaron en la comisión de Juicio Político.

—¿Por qué cree que la presidenta lo sostiene, con el costo político que está pagando por eso?

—Boudou es en tiempo del kirchnerismo la réplica de lo que Verbitsky llamó “robo para la corona” en el menemismo. Boudou se termina quedando con un negocio del que él tal vez es el autor intelectual, que era apropiarse de la fábrica de billetes, pero es un negocio que empieza a planificar con Néstor Kirchner a finales de 2010. Frente al matrimonio Kirchner, que tiene una concepción de ejercicio del poder tan personalista y verticalista, nadie puede pensar que un negocio de estas características, tan grande en términos institucionales y económicos, se escapaba del control de ellos. El vicepresidente, en este caso, como una pieza de dominó, si se cae arrastra a muchos. Por eso es que hay tantos funcionarios involucrados, como la titular de la Casa de Moneda y el jefe de la Afip.

—Varios dirigentes del oficialismo sostienen que Boudou está en esta situación porque es un pase de factura que le hace el poder por haber estatizado las AFJP.

—Se escuchan disparates, pero cuando uno ve la cantidad de pruebas y los elementos que hay en la causa Ciccone, y en las otras, no cabe duda de que este hombre ha cometido una cantidad de delitos terribles. La defensa que hace el oficialismo es como querer tapar el sol con las manos. Boudou está involucrado en una cantidad de delitos que empieza con algo elemental pero que lo pinta de cuerpo entero, que es cuando él falsifica los documentos de un auto y de un departamento para no pagarle a su mujer la mitad en el divorcio. Esto demuestra de qué calaña es este hombre. Yo creo que Boudou termina preso por la acumulación de las causas, no solamente por el caso Ciccone.

—Fuera de estos temas, ¿qué evaluación hace de la campaña del FAU tanto a nivel nacional y como en la provincia de Buenos Aires?

—El frente marcha bien y avanza en los acuerdos. Todos hemos manifestado la voluntad de estar juntos, se han firmado compromisos. En la provincia de Buenos Aires estamos mejor porque se conformó una mesa que representa a todos los partidos y se reúne casi semanalmente. Todas las decisiones se toman en esa mesa y tienen carácter orgánico. A nivel nacional, y esto es una opinión personal, creo que tenemos demorado un ámbito de debate orgánico donde se tomen las decisiones y se discutan las cosas. Eso está faltando y no se le da el valor que se le debería dar a la base programática. El acuerdo no debe ser de cinco personas que se juntan a tomar café y se sacan una foto. Me parece que eso es muy poco para lo que la gente está demandando. El fundamento que tiene este frente es que nosotros aspiramos a gobernar y le tenemos que decir a la gente qué es lo que vamos a hacer. Habría que avanzar mucho más en esto, hacer menos fotografías y más políticas de acuerdo y de programas.

—Usted dijo que no quiere volver a ser candidata a gobernadora en su provincia. ¿Mantiene esa posición?

—Sí, pero no es por una cuestión personal. Fui candidata muchas veces y este es el momento de instalar nuevas figuras.

—¿Podría entonces integrar una fórmula con Hermes Binner?

—No es una cuestión de voluntad; son decisiones que se toman en términos estratégicos en algún momento, y habrá que ver cuál es la necesidad que Binner tiene para que lo acompañe alguien de otro partido. No hemos conversado eso todavía. Debemos tratar de definir primero el acuerdo político, el acuerdo programático y después hablar de las candidaturas.

—Pero por lo que decía antes, no existe por ahora ese acuerdo programático…

—Sí, pero estamos bien con el tiempo, porque el acuerdo programático debería estar de aquí a un año, que es cuando se presentan las plataformas de los partidos o los frentes. Pero deberíamos avanzar más rápido.

—¿Cuál es la dificultad que hay en el FAU para que no se avance rápido en ese aspecto?

—Porque se ha definido una estrategia, que no comparto, que es darle más valor al símbolo de la unidad, que es la foto de los cinco presidenciables juntos (Binner, Ernesto Sanz, Julio Cobos, Elisa Carrió y Pino Solanas). Pero esto es una opinión personal y tal vez esté equivocada. No es suficiente hoy armar la foto de unidad sin ser acompañada por una estrategia que tenga más profundidad, más contenido. Además, el FAU tiene que ser más institucional, es decir poner a los partidos dentro del acuerdo y no sólo las cinco personas que son candidatas.

—¿Ha tenido oportunidad de decir esto en las reuniones del FAU?

—Es que no ha habido muchas reuniones, a eso es a lo que voy. No tiene un ámbito orgánico, institucional, donde se esté produciendo este debate.

Fuente La Capital

Share Button

Artículos relacionados

Publicado en Diputados Nacionales, Legisladores, Margarita Stolbizer, Novedades