EL DÍA DEL NIÑO Y LA FALSA MILITANCIA

Martin Topich
El Día del Niño, consagrado por la ONU como el Día Universal del Niño en conmemoración a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989, es un día donde algunos ven la ocasión perfecta para aprovecharlo comercialmente y algunos otros para desplegar sus banderas, sus remeras planchaditas y todo el sentir de su falsa militancia.

Seguidores de ciertos políticos y de organizaciones partidarias de moda se desesperan por hacer alguna movida que les permita tener “la foto del militante de juventud” y así pretender mostrar una inexistente preocupación y atención sobre la triste realidad que viven nuestros niños.

Realidad que desconocen o ignoran. Realidad que creen solucionada con la asignación “universal”, con las tasas dibujadas de mortalidad infantil, de desnutrición, de asistencia escolar, de explotación laboral, etc. y que mientras se disfrazan de payasos los payasos de sus dirigentes hacen nulos o escasos esfuerzos por incorporar políticas públicas para los niños y los jóvenes y recortan los cupos de comedores sacándole la comida de la boca a los chicos.

Vemos “Jóvenes Militantes” incapaces de mirar más allá de su ombligo, haciendo el trabajo oculto, aunque muy visible, de la propaganda política barata, desplegando y repartiendo merchandising de los culpables de que el 33,8% de los chicos/as de los sectores más pobres no asistan a establecimientos educativos formales.

De que el 10,3% del total de los chicos/as no asista o asiste con sobre edad a la escuela primaria. De que el 20,2% de la población de 0 a 17 años viva en hogares en situación de inseguridad alimentaria (9,8% con un riesgo severo y 10,4% moderado).

De que el 32% deba recibir alimentación gratuita en comedores, escuelas u otros espacios porque no tienen que comer en sus casas.

De que el 25% de los niños/as y adolescentes lleva más de un año sin control médico. De que el 18,6% de los niños, niñas y adolescentes urbanos residan en viviendas deficitarias (la propensión a residir en viviendas deficitarias fue 12,8 veces superior entre los chicos/as del estrato social inferior respecto de sus pares del estrato social superior, y 16 veces en el caso de quienes residen en el espacio de villas o asentamientos respecto de sus pares en el espacio urbano formal de nivel medio. Estas brechas de desigualdad social y residencial se siguen ampliando). De que el 31,7% de la niñez y adolescencia no tenga acceso a la red de agua y el 40% a la red de gas.

De que el 46,2% de los chicos/as no tenga cobertura de salud a través de obra social, mutual o prepaga, marcando una significativa brecha de desigualdad social para los chicos/as del estrato socioeducativo más bajo, donde el 74,5% no cuenta con cobertura de salud. Y de mil cosas más que marcan la deuda interna que este gobierno y los anteriores del mismo sello político tienen con los pibes.

Por esto es una falsa militancia. Porque las banderas que dicen levantar no coinciden con la actitud y las políticas que emplean. Porque la política de la foto no es militancia ni soluciona los problemas de nadie y muestra el vacío de compromiso y de coherencia con las luchas que los jóvenes debemos bancar.

Por lo tanto, si lo que dicen no coincide con lo que hacen, si la foto es de ocasión y no marca un compromiso eso es falsa militancia.

El día del niño nos deja mucha frivolidad y la triste conclusión de que hay muchos que solo esperan tener la foto de este día pero que no saben que todos los días debemos insistir en que los chicos tengan las oportunidades necesarias para poder tener el futuro que de a poco les fueron robando.

Martín Topich – Secretario General Juventud GEN

Share Button

Artículos relacionados

Publicado en Juventud GEN