PLANEAR UNA EDUCACIÓN CON HERRAMIENTAS DEL SIGLO XXI

Por Juan Carlos Juárez – Diputado provincial FAP.
Juan Carlos Juarez
Mientras el titular de la cartera nacional, disfruta de la descentralización que en los años ‘90 operó el actual partido de gobierno provincializando la educación y habla de universalizarla desde los tres años de edad; mientras pocos logran la meta de terminar el ciclo lectivo y aun así, tras una década se despilfarran y malogran recursos sin lograr herramientas para abordar los desafíos de nuestros tiempos; en la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli replica la misma negligencia precarizando la más esencial de todas las Políticas Públicas: sólo habla de sueldos y paritarias.

Así, la calidad de la educación dejó de ser prioridad en un país que ostentó por décadas tener los mejores índices mundiales de educación pública, para sólo conformarse con ser una contención social. El rol de la sociedad y los docentes se limita a contentarse y pelear por reivindicaciones salariales y soñar con recuperar la posición social que alguna vez tuvieron como guías del progreso social. Esto se da en el contexto de una pésima infraestructura, pese a que se invierte mucho y se ejecuta sin transparencia y en negocios múltiples, que dan ganancia a pocos en imprentas y fábricas, plenamente privatizadas.

El deterioro

No es sólo el retroceso en lectura ni la mala calificación en matemática lo que las recientes pruebas PISA revelan: sino que nuestras aulas hoy no son aptas para el aprendizaje, con alumnos sin entusiasmo, docentes agotados de una tarea cuerpo a cuerpo para contener desigualdades y tensiones, y sin políticas educativas a la vista que se estén pensando para empezar a revertir el problema.

Hoy, poder establecer el orden en una clase, definir una consigna y que los alumnos trabajen sobre eso es cada vez más difícil. La discusión que viene pondrá en cuestión la razón de ser de la docencia: “La pregunta del futuro es cómo enseñamos la pasión por aprender”.

Pocas provincias tienen un plan educativo y muchas menos un plan educativo que guíe la gestión. Necesitamos construir mejores capacidades en los ministerios, profesionalizar la tarea, mejorar las condiciones de trabajo de los equipos técnicos, prestigiar la función pública. Nuestras burocracias están muy desbordadas y muy desprestigiadas.

Pero cuando se tiene un sentido estratégico de esta política pública con metas y objetivos concretos, no implica que cada urgencia rebalse el vaso de agua, sino una contingencia más en el camino de la reparación.

Y en eso estamos en el FAP – GEN. Por una Argentina con ciudadanos a la altura de los desafíos de sus tiempos y dotados de herramientas para proyectar el futuro sin que nadie acepte por ello. Queremos ciudadanos autónomos y emancipados.

Share Button

Notice: the_category_ID ha quedado obsoleto desde la versión 0.71. Utiliza get_the_category() en su lugar. in /home/ee000027/public_html/wp-includes/functions.php on line 3888

Artículos relacionados

Publicado en: Juan Carlos Juárez, xNovedades